En el corazón de Camilo

La personalidad valiente y revolucionaria de Shostakovich, —un compositor ruso decidido a hacer oír su voz y que corría enormes riesgos para conseguirlo por los horrores del estalinismo— es la que cautiva a Camilo Martínez de 26 años de edad, artista, músico y queer, quien se desempaña como violinista supernumerario de la Filarmónica de Medellín.

Camilo vive en San Antonio de Prado con sus padres, estudia maestría en artes en la U. de A. y ama la versatilidad de su instrumento. Hablamos con él sobre su vida, sus cicatrices, sus sueños.

FILARMED: ¿Cómo fue su primera experiencia en la música?

CAMILO MARTÍNEZ: Fue con la banda sonora de Fantasía de Disney, tenía 5 años edad. Además, mis padres siempre me ponían un par de discos con música de Vivaldi y Beethoven; fue el sonido del violín lo que más llamó mi atención.

F: ¿Es verdad que un concierto didáctico transformó tu vida?

CM: Tenía 11 años de edad, cuando Filarmed visitó mi colegio, en el que mi mamá también es profesora. Nunca había tenido la oportunidad de ver una orquesta filarmónica en vivo. Yo quedé encantado. Recuerdo que mi mamá y yo nos acercamos a Manuel López, concertino asistente, para preguntarle cómo era el mundo de la música; ahí fue donde nos enteramos de esta posibilidad y dije que quería ser violinista.

F: ¿Por qué le gusta el violín?

CM: Por la versatilidad. Su capacidad sonora puede llegar a ser agreste pero también meliflua, tan armoniosa como incómoda. Y es que todo lo que incomoda a mí me fascina, es una cualidad, porque me hace replantear, acercar o alejar y estar atento, a la expectativa viendo diferentes perspectivas a cerca de la vida.

F: ¿Y si el violín fuera un ser humano…?

CM: Sería influyente, ambivertido y arriesgado.

F: ¿Cuál es tu compositor favorito?

CM: Shostakovich porque es símbolo de resiliencia, cicatrización y rebeldía, eso para mí es vital.

F: ¿Qué le apasiona hacer en sus ratos libres?

CM: Me encanta pintar. Cuando salí del pregrado yo quería seguir estudiando, pero no quise más violín de la forma tradicional, quería algo que me enriqueciera artísticamente. En la maestría pude explorar los intersticios de las artes, una experiencia en la que puedo descubrir hasta dónde llega la pintura, la poesía; ahí es donde uso mi tiempo libre para entenderme y entender cosas que la música no me permitiría por sí sola; por ejemplo, hablar sobre significado de la muerte de manera amplia, indagar en sus grafías, sus posibilidades, capas, lenguajes no verbales y matices luctuosos donde el violín me ha sido fundamental; y sin embargo busqué algo más allá en la experiencia estética, tanto visual y conceptual, como sonora.

F: ¿Qué significa la muerte?

CM: Es algo polivalente porque depende del tipo de muerte; puede llegar a ser liberación o puede ser la peor herida cuando eres la persona que queda y sufre esa pérdida. Para mí la vida se vive hasta que se pueda vivirla, de lo contrario es una liberación. En fin, la muerte nos hace replantear la vida y volver a darle un valor diferente, incluso me recuerda a Wagner al final de su ópera Tristán e Isolda, porque justamente cuando Tristán muere, Isolda entra en éxtasis, se transfigura y entra en otra dimensión, ni viva ni muerta, pero es feliz ya que por fin va a estar junto a su amado; ese concepto de nueva existencia me parece sumamente poderoso.

También me gusta resignificar el duelo. Hace siete años murió una prima con la que yo me sentía muy identificado, ella era mi reflejo; y fue esa pérdida la que afloró en mí muchos sentimientos para encontrarme con la pintura, la música y la poesía. El dolor deviene cicatriz y replanteamiento de vida.

F: ¿Cómo manifiesta esa “liberación” a través del arte?

CM: Me encantan la pintura al óleo, la acuarela y el dibujo. Me gusta experimentar técnicas, creo que materiales como el sonido o la plástica, hablan por sí mismo a través de sus propias cualidades matéricas que a veces son cicatrices o texturas. Y son justamente esas cicatrices las que me permiten indagar la vida, solo hay que aguzar el ojo para notarlas y leerlas, y saber que la liberación se basa en encontrar significados propios que no tienen nada que ver con prejuicios o lo establecido, esto es hablar de cicatrización y de las texturas que nos marcan la piel, es celebrar la cicatriz.

“Las cicatrices son flexibilidad. Hago la analogía con una calle que en un principio está impoluta y plana pero con el tiempo va a pedir flexibilidad y va a generar una grieta en el pavimento porque la tierra siempre está en movimiento. Cuando esa grieta se genera habla de una necesidad de flexibilidad para adaptarse al medio. Para mí eso es una cicatriz, flexibilidad, adaptación y memoria”.

F: ¿Qué significa la belleza?

CM: La belleza no existe si no hay autenticidad. La belleza no es perfección. La autenticidad es la belleza, ver el objeto y la persona como son, con cicatrices e imperfecciones.

F: ¿Y el amor…?

CM: Es libertad. Querer y amar algo es de entrada saber que eso no te corresponde y no es de tu dominio. El saber amar esa belleza, de modo que me es extraña y ajena, es un sentimiento auténtico.

F: ¿Cuál es su mayor sueño?

CM: ¡Hacer una exposición de pinturas! Tengo dos parafinas que son mis favoritas, una se llama Ostinato, se trata de un corazón pintado sobre una parafina blanca; por el frente se le ven líneas muy tenues, y por el anverso se ve la forma del corazón de forma tenue. El resultado es la transparencia que nos habla de inmaterialidad, de las personas que ya no están.

Mi otra preferida se llama A la inmaterialidad, es una mano pequeña pintada en una parafina; el fallecimiento de mi prima y lo que me representó la muerte de ella es mi musa, ese sentimiento que habita en mí.

F: ¿Cuál es la obra más difícil que ha interpretado?

CM: El Concierto n° 2 para marimba de Živković me costó mucho interpretarlo, tanto que tuve que ponerme a estudiar sin violín, solo ritmo. ¡Imagínate cuadrar un rompecabezas en tu mente de piezas muy pequeñas! Lo interpreté en 2013 con la Orquesta Sinfónica de Antioquia.

F: ¿Cuál ha sido la situación más extraña en concierto?

CM: Tenía 16 años de edad y en un concierto en el Teatro Pablo Tobón Uribe, a última hora, me tocó hacer el rol de concertino, y aún más, tuve que hacer un solo para violín. ¡Fue algo muy abrumador!

Camilo vive sus semanas entre ensayos, conciertos y su ritual infaltable de la tarde, dormir. También ama ir al centro, siempre se inventa excusas para visitarlo; ama el cine de ciencia ficción y se declara fan del show de la Dany en la Plaza Botero, una artista de la calle, que mientras reorganiza los chécheres cuenta historias de amores trágicos y violentos, de familias disfuncionales y malandros, de sueños frustrados de fama y dinero, de cicatrices.

La música cumple sueños

Con instrumentos distintos, pero unidos por el mismo sueño, la música ha tocado las vidas de Mariana y Miguel Ángel, integrantes de la Orquesta Sinfónica de Urabá. Una agrupación que comenzó como un sueño y que se ha venido materializando gracias al talento de sus 62 estudiantes. En 2022, la orquesta realizó catorce presentaciones acompañando eventos de la región y veinte encuentros de ensamble.

Esta misión de acercar la música a todas las personas de la región es la que ha motivado a la Orquesta Filarmónica de Medellín entregarles una vida llena de esperanza a niños y jóvenes del Urabá antioqueño.

Sembrar la música con amor

Mariana Ayala, tiene 14 años, es la principal de segundos violines de la orquesta. Su voz expresa amor profundo por el violín más que por cualquier otra cosa en la vida, incluso anhela en el futuro ser música profesional y quizás tocar como solista en orquestas del mundo. Pero antes de materializar su sueño sabe que debe finalizar el colegio y graduarse. Mariana dice que sus materias favoritas son artística y pecuaria y agrícola, esta última porque ha tenido la oportunidad de sembrar plátano y banano, y explorar los tipos de ganado, que son herramientas necesarias para la vida y el trabajo en el campo.

La estudiante intercala sus clases del colegio con los ensayos de música, porque ambos son importantes en su vida, dice ella; practica su instrumento una hora diaria, con la misma disciplina con la que canta con frecuencia en la iglesia de su barrio. “Me gusta como suena el violín, me transmite tranquilidad. Con él puedo expresar sentimientos como cariño, amor, incluso la tristeza. Cuando he tenido la oportunidad de ser solista me dan muchos nervios, pero me hace feliz saber que el público puede sentir y escuchar la vida a través de mi instrumento”. Aunque le gusta ojear libros , prefiere leer sus partituras y es que su amor por la música llegó a los 8 años de edad, cuando un profesor visitó su colegio e invitó a varios estudiantes a tomar clases musicales gratis. “Allí aprendí flauta dulce, xilófono, metalófono e incluso pentagrama. También tuve la oportunidad de practicar corno francés y trompeta, pero toda mi atención y el corazón estaban en el violín”.

Mariana nacida en Chigorodó, fue acogida por la música desde antes de nacer porque Mercedes, su madre, la estimulaba con canciones románticas y clásicos universales.

Chigorodó, localizado en la subregión de Urabá, significa “Río de Guaduas” en lengua katía. Es un municipio caluroso, pero con grandes ríos frescos. A su lado se levanta la Serranía de Abibe, gran reserva hídrica de la subregión urabaense.

Un instrumento que brilla como el sol

“Si me preguntan cuál es mi juguete favorito, diré que la trompeta, porque con ella me divierto, descubro, toco y ensayo siempre”. Miguel Ángel Rengifo

La primera trompeta de la Orquesta Sinfónica de Urabá la lidera Miguel Ángel Rengifo de 14 años de edad; su vida en la música comenzó en 2019 con la percusión porque al principio no había instrumentos de viento metal; y es que esa familia de instrumentos le encanta por su fuerza y sonoridad e incluso porque dentro de la orquesta brilla como el sol, dice él, “si mi instrumento fuera un personaje sería alguien fuerte, elegante, hermoso, pero muy bulloso”. También le gustan mucho los pistones del instrumento porque se adaptan fácilmente a sus dedos.

Se considera un joven con mucha disciplina y sabe que debe practicar los diversos métodos de la trompeta por lo menos cuarentaicinco minutos cada día. “La música es un proyecto de vida. Desde pequeño me identifico con ella, recuerdo que en las fiestas familiares todos bailábamos al ritmo de la salsa y el merengue, y cantábamos rancheras”, expresa el trompetista.

Miguel, que nació en Apartadó, quiere ser músico profesional, pero también profesor de trompeta porque sueña que muchos jóvenes hagan de la música un propósito de vida. Actualmente cursa noveno grado y ama el español, sobre todo cuando practica ortografía y caligrafía, incluso recientemente encontró otra pasión: la lectura. Y aunque no le gustan los números , dice que su libro preferido es Malditas matemáticas de Carlo Frabetti. “…me gusta porque me explican los conceptos matemáticos de una forma más fácil, y, por otro lado, me parece una historia divertida en la que Alicia llega a un mundo de maravillas que le muestra la belleza de los números”.

Filarmed sonó exquisita en La Belle Époque

El 7 y 8 de abril, la Filarmónica de Medellín llegó a la capital del país para celebrar 40 años y deleitar a las personas con varias presentaciones. La orquesta estuvo en el VI Festival Internacional de Música Clásica de Bogotá, que en esta edición se enfocó en la música francesa de la Belle Époque, un movimiento cultural que tuvo lugar en la Europa de finales del siglo XIX y principios del XX.

Para el director del concierto la música francesa es muy elegante, muy colorida, muy emocional. Las obras francesas siempre son muy retadoras, porque son muy virtuosas para los músicos y muy innovadoras, dijo él: “…en mi concepto, compositores como Debussy o Ravel están entre los más grandes artistas de la historia, y yo le dediqué muchos años de mi vida interpretando sus obras en piano o dirigiéndolas con orquestas en todo el mundo. Además yo viví en París durante muchos años, así que me encanta la cultura francesa: literatura, poesía, así como la pintura y la escultura. Cuando yo dirijo o toco música francesa pienso en esos grandes pintores como Monet, Degas, o Matisse, y me inspiran profundamente. Además no olvidemos que muchos artistas de jazz como Louis Armstrong, Duke Ellington o Bill Evans se inspiraron profundamente en compositores franceses”.

En la tarde del viernes 7, el primer concierto francés de Filarmed se escuchó en el Auditorio Delia Zapata con la participación de la estrella del violonchelo Santiago Cañón.

En el concierto se disfrutó la Suite Mi madre la oca de M. Ravel, el Concierto N° 1 para cello de C. Sain-Saëns, Preludio para la siesta de un fauno de C. Debussy y El pájaro de fuego (1919) de I. Stravinsky, esta última considerada uno de los milagros orquestales del siglo XX.

En la tarde del sábado 8, el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo fue escenario para disfrutar el segundo concierto con la participación del pianista francés Alexandre Tharaud quien acompañó a la orquesta en la interpretación del Concierto para la mano izquierda de M. Ravel, se trata de una impresionante hazaña e ilusión musical, se dice que el sonido y la textura de la parte solista rara vez dan la más mínima pista de que se trata de una simple mano. El concierto se completó con la interpretación de El aprendiz de brujo de P. Dukas y El mar de C. Debussy.

“Nuestros conciertos en la capital destacan la importancia de las orquestas regionales para la cultural del país y nos recuerdan que la Filarmónica de Medellín no es solo un patrimonio de Antioquia sino del país entero”. María Catalina Prieto, directora ejecutiva.

El corno, el árbol, el perro y los demás

El Almendro en flor, un óleo sobre lienzo pintado en 1890 inspirado en xilografía japonesa fue uno de los preferidos de Van Gogh y también es el favorito de Marisol López, cornista de Filarmed. Y es que las ramas en flor contra un cielo azul, son los objetos que ella más admira de esta obra de arte. Al igual que sus vecinos del barrio San Javier, un conjunto de árboles —que puede ver justo al frente de su casa— visitados por pájaros carpinteros que taladran con frecuencia su tallo.

La cornista ama profundamente la naturaleza, porque la inspiran, especialmente los árboles, que le dan sombra y oxígeno. Dice ella: “me asombra lo que veo en lo cotidiano, me gusta pintar paisajes, tomar fotos a las nubes, a los perros o gatos que encuentro a mi paso, a las flores”.

Marisol es una mujer detallista, que expresa gratitud a su familia, especialmente a su madre, porque siempre la ha apoyado en su carrera como música. Apasionada por su instrumento, sus mascotas y sobre todo por la fotografía, sueña con tener un hogar para animales. Inició su vida musical con el canto lírico, con algunos semestres en preparatoria. Luego pasó a estudiar profesionalmente el corno, porque tanto su familia, compañeros y profesores de la Universidad, le dijeron que ese instrumento le venía bien y tenía talento para interpretarlo.

Participó en la orquesta en 2009, como música invitada, con la Sinfonía N°6 “Patética” de Tchaikovsky y el Concierto para piano de Grieg bajo la dirección del maestro ruso Guerassim Voronkov. Además, hizo parte de otros montajes para gran orquesta: Mahler, Strauss y Holst, “¡Compositores que crearon obras de gran formato, que requieren seis cornistas y hasta más en la fila!”, expresa con emoción Marisol. Ese mismo año, con el concierto fusión Seresta filarmónico, debutó como música de planta de Filarmed.

La instrumentista también ama sus mascotas; el gato Tito y sus perros Lucas y Fruna. “Particularmente Fruna la adopté en Fredonia cuando acompañé a la orquesta en una gira por suroeste, ¡fue amor a primera vista! Incluso mis compañeros me animaron a que la adoptara. La recibí con amor y hasta con susto, porque no sabía cómo la iban a acoger en casa; algunos músicos la apodaron la mascota de Filarmed”, expresó la música.

Marisol, es de las pocas mujeres en Colombia que toca corno en una orquesta profesional, se lo asignaron por pura coincidencia cuando estaba en la Red de Escuelas de Música de Medellín a los 17 años. Le gustó por que le pareció un instrumento raro, su forma, su brillo, por ser un instrumento diferente.

“En todo puedes encontrar música, incluso en la naturaleza, en el canto de los pájaros, el movimiento de los árboles, el sonido del viento, un río”.

Sobre el instrumento

La trompa o corno francés es un instrumento de viento metal de embocadura cónica, muy versátil, ya que su tesitura cuenta con una gran variedad de notas musicales pues sus cilindros le permiten producir varios tipos de sonidos que van desde los más graves hasta los más agudos.

Programación 2023

40 años para agradecer a Medellín y el Valle de Aburrá por acogernos con confianza y amor. Gracias por ayudarnos a transformar con música.
La música trasciende y nos lleva más allá, como un acto de amor propio que nos conecta con el espíritu. La Orquesta Filarmónica de Medellín invita a toda la ciudad y el país a disfrutar los conciertos de Temporada 2023 para celebrar 40 años de optimismo, de evolución, de latir al unísono con la ciudad.
CONCIERTOS

TEMPORADA II 
(25 de febrero)

Director: David Greilsammer​

Solista: David Merchán, viola​

Obertura Tannhäuser – R. Wagner​

Serenata de la luna – Carlos Castro​

Sinfonía N° 5  – P.I. Tchaikovsky

TEMPORADA III – Concierto de Aniversario (15 de abril)

​Director: David Greilsammer​

Solistas: Julieth Lozano, soprano​

Ana Mora, mezzosoprano​

Tenor por confirmar​

Jacobo Ochoa, barítono​

​Coro de cámara Cecilia Espinosa, Coro Tonos Humanos y Estudio Polifónico de Medellín.​

Obertura de “Las bodas de Fígaro” ​

– W.A. Mozart. Dirige el maestro Alberto Correa​

Sinfonía N° 9 “Coral” – L. van Beethoven

TEMPORADA IV (22 de abril)

Director: David Greilsammer​

Solista: Matan Porat, piano (Israel)​

Concierto para piano N° 1 – J. Brahms​

Sinfonía N° 10 – D. Shostakovich​

TEMPORADA V (3 de junio)

Director: Christian Vásquez (Venezuela)​

Solista: Milan Milisavljevic, viola (Estados Unidos)​

Musas y resuellos para orquesta – Pacho Flórez​
Sonata per la Grand’Viola – N. Paganini​
Romance for Viola – M. Bruch​
Sinfonía N° 4 – P.I. Tchaikovsky

TEMPORADA VI (8 de julio)

Con el Ballet Metropolitano de Medellín​

Méditation, de la ópera “Thais” ​

– J. Massenet​

Suite de ballet de la ópera “El Cid”​

 – J. Massenet ​

De la ópera Fedora – U. Giordano​

Danza de las horas, de la ópera “La Gioconda” – A. Ponchielli ​

Suite del ballet “El lago de los cisnes” – P.I. Tchaikovsky

TEMPORADA VII  (5 de agosto)

Director: David Greilsammer​

Solista: Gilad Harel, clarinete (Israel)​

​Piezas tradicionales klezmer para clarinete y orquesta.​

Concierto para clarinete – W. A. Mozart​

Sinfonía N° 4 – R. Schumann

TEMPORADA VIII (19 de agosto)

Director: David Greilsammer​​

Junto a la Orquesta Sinfónica EAFIT​​​

Atmosphéres – G. Ligeti​​

Sinfonía N° 5 – G. Mahler

TEMPORADA IX (16 de septiembre)

CARMINA BURANA

Con Crew Peligrosos​

La cantata “Carmina Burana” de Carl Orff con estilo urbano, interpretada por Filarmed y Crew Peligrosos, con la participación de coros de la ciudad.

TEMPORADA X (14 de octubre)

Director: David Greilsammer​

Solista: Ira Givol, violonchelo (Israel)​

Suite de “Abdelazer” – H. Purcell ​

Concierto para violonchelo en Do mayor – F.J. Haydn​

Sinfonía N° 9 “La grande” – F. Schubert​

TEMPORADA XI (25 de noviembre)

Director: David Greilsammer​

Solista: Laura Payome, clarinete​

Con el Ballet Metropolitano de Medellín​

Concierto para clarinete N° 1 –  C.M. von Weber​

Sinfonía N° 8 – L.van Beethoven

TEMPORADA XII (2 de diciembre) 

Director: David Greilsammer​

Solistas: Eugenie Lefrebvre, soprano​

Melodie Ruvio, mezzosoprano​

Vincent Lievre-Picard, tenor​

Yannis Francois, bajo​

Estudio Polifónico de Medellín​
Coro de Cámara Cecilia Espinosa​

Coro Tonos Humanos​

El Mesías – G.F. Händel

Con música la vida suena brutal

Con música la vida suena BRUTAL.

Eleva, transforma y nos lleva a un estado superior.
Está ahí cuando más la necesitamos, no importa si estamos tristes o felices, siempre existe una canción perfecta para cada momento.

Hay música para relajarnos, para bailar hasta que nos duelan los pies, para dedicar y otras que nos ponen el corazón a mil. Existen canciones para concentrarnos, y hasta para hacer cardio… de cualquier tipo 😏

La música está ahí esperando que le demos play para hacernos olvidar de todo por unos minutos.

Y es que si nos preguntan qué es la música, quizá no sepamos muy bien qué responder, pero si nos preguntan qué nos hace sentir, lo diremos cantando.

Porque con Música la vida suena BRUTAL.

 

Esta es una colaboración con Mattelsa para celebrar los 40 años de Filarmed con un look súper bacano.

Precio de todas las camisetas: 79.000

Abonos 2023

Queremos que nos acompañen a celebrar 40 años tocando vidas, por eso, te queremos cerca con nuestros abonos. Esta modalidad ayuda a nuestro  público a adquirir por adelantado un paquete de consumibles que los pueda redimir en el transcurso de la temporada.
Son flexibles durante la Temporada 2023 y son ideales para que cada persona escoja la mejor opción entre todos los beneficios que tiene la orquesta.
Cantidad de entradas 9 6 3
Descuento 25% 20% 15%
Platea delantera $540.000 $384.000 $204.000
Platea media $371.250 $264.000 $140.250
Platea trasera y balcón $270.000 $192.000 $102.000
Abonos: 
Adquiere tus abonos flexibles en www.latiquetera.com descuentos entre el 15% y el 25% para que puedas disfrutar al mejor precio esta temporada de celebración, 40 años tocando vidas.  Los abonos los puedes redimir directamente en los puntos de venta de la tiquetera antes del concierto hasta 3 entradas por evento.
CONCIERTOS

TEMPORADA II 
(25 de febrero)

Director: David Greilsammer

Solista: David Merchán, viola

Obertura Tannhäuser – R. Wagner

Serenata de la luna – Carlos Castro

Sinfonía N° 5  – P.I. Tchaikovsky

TEMPORADA III – Concierto de Aniversario (15 de abril)

Director: David Greilsammer

Solistas: Julieth Lozano, soprano

Ana Mora, mezzosoprano

Tenor por confirmar

Jacobo Ochoa, barítono

Coro de cámara Cecilia Espinosa, Coro Tonos Humanos y Estudio Polifónico de Medellín.

Obertura de “Las bodas de Fígaro” 

– W.A. Mozart. Dirige el maestro Alberto Correa

Sinfonía N° 9 “Coral” – L. van Beethoven

TEMPORADA IV (22 de abril)

Director: David Greilsammer

Solista: Matan Porat, piano (Israel)

Concierto para piano  1 – J. Brahms

Sinfonía  10 – D. Shostakovich

TEMPORADA V (3 de junio)

Director: Christian Vásquez (Venezuela)

Solista: Milan Milisavljevic, viola (Estados Unidos)

Musas y resuellos para orquesta – Pacho Flórez
Sonata per la Grand’Viola – N. Paganini
Romance for Viola – M. Bruch
Sinfonía  4 – P.I. Tchaikovsky

TEMPORADA VI (8 de julio)

Con el Ballet Metropolitano de Medellín

Méditation, de la ópera “Thais” 

– J. Massenet

Suite de ballet de la ópera “El Cid”

 – J. Massenet 

De la ópera Fedora – U. Giordano

Danza de las horas, de la ópera “La Gioconda” – A. Ponchielli 

Suite del ballet “El lago de los cisnes” – P.I. Tchaikovsky

TEMPORADA VII  (5 de agosto)

Director: David Greilsammer

Solista: Gilad Harel, clarinete (Israel)

Piezas tradicionales klezmer para clarinete y orquesta.

Concierto para clarinete – W. A. Mozart

Sinfonía N° 5  – S. Prokofiev

TEMPORADA VIII (19 de agosto)

Director: David Greilsammer

Junto a la Orquesta Sinfónica EAFIT​

Atmosphéres – G. Ligeti​

Sinfonía N° 5 – G. Mahler

TEMPORADA IX (16 de septiembre)

CARMINA URBANA

Con Crew Peligrosos

La cantata “Carmina Burana” de Carl Orff con estilo urbano, interpretada por Filarmed y Crew Peligrosos, con la participación de coros de la ciudad.

TEMPORADA X (14 de octubre)

Director: David Greilsammer

Solista: Ira Givol, violonchelo (Israel)

Suite de “Abdelazer” – H. Purcell 

Concierto para violonchelo en Do mayor – F.J. Haydn

Sinfonía  9 “La grande” – F. Schubert

TEMPORADA XI (25 de noviembre)

Director: David Greilsammer

Solista: Laura Payome, clarinete

Con el Ballet Metropolitano de Medellín

Concierto para clarinete N° 1 –  C.M. von Weber

Sinfonía N° 8 – L.van Beethoven

TEMPORADA XII (2 de diciembre) 

Director: David Greilsammer

Solistas: Eugenie Lefrebvre, soprano

Melodie Ruvio, mezzosoprano

Vincent Lievre-Picard, tenor

Yannis Francois, bajo

Estudio Polifónico de Medellín
Coro de Cámara Cecilia Espinosa

Coro Tonos Humanos

El Mesías – G.F. Händel

Programación 2023

Enero

21 de enero, 8:00 p. m. I Hay Festival

El día que me quieras cuenta los últimos días de Carlos Gardel en Medellín a través de su música, en un montaje escénico con actores, bailarines y música en vivo con la Orquesta Filarmónica de Medellín. Este montaje combina el tango y la historia en una conmovedora y divertida puesta en escena que llevará a los asistentes a vivir un rato emocionante.

Entrada gratuita

Febrero

18 de febrero, 6:00 p. m. Teatro Metropolitano

Primer concierto de temporada bajo la batuta de nuestro director titular David Greilsammer.

Sinfonía n.º 3  de Ludwig van Beethoven

La consagración de la primavera de Ígor Stravinski

Próximamente boletería

25 de febrero, 6:00 p. m. Teatro Metropolitano

*Sinfonía No. 7 de Jean Sibelius 

*Obertura Tannhäuser de Richar Wagner

Serenata de la Luna de Carlos José Castro 

Sinfonía No. 5 de  P.I. Tchaikovsky

Director: David Greilsammer

*Repertorio sujeto a cambios

Próximamente boletería

 

 

Convocatoria Coro Reconciliación 2023.

¿Te gusta cantar? Coro Reconciliación es un espacio para aprender, explorar y conocer nuestra propia voz dejando huella, cuando nuestras voces se unen en un mismo canto, nuestros corazones también empiezan a sincronizarse. . Si eres firmante de paz, reincorporado, víctima del conflicto o perteneces a familias que también hacen parte de estos procesos, te invitamos a participar de este proyecto.

Lo único que necesitas es tener deseos de aprender y de compartir tu voz para dejar huella. Para cantar, sólo necesitas hablar. ¿Quieres intentarlo?

 

 

Haendel Diomedes, lo sublime de la música clásica

Director de Orquesta versátil y con amplia experiencia en la interpretación y la enseñanza en varias universidades del país. Se desempeñó como Director Asistente de la Orquesta Filarmónica de Bogotá desde agosto de 2013 hasta agosto de 2018. Actualmente es el Director Titular de la Orquesta Sinfónica de Caldas, con la que ha logrado un notable desarrollo a nivel artístico y ejecutivo.

Formación Académica

El Maestro Diomedes es Magister con Mención Meritoria en Dirección Sinfónica de la Universidad Nacional de Colombia. Licenciado en Música de la Universidad de Caldas. Se graduó como Director de Orquesta con especialidad en Ópera en Viena, Austria. (2012)

Colaboraciones:

Ha colaborado con orquestas en México, Venezuela, Austria, España y Colombia, donde realizó diversos conciertos, entre los que destacan varios estrenos sinfónicos y de óperas que han obtenido excelentes comentarios por parte de la crítica especializada.

Aptitudes:

Orientación al logro

Constancia

Liderazgo

Tenacidad

Idiomas:

Español nativo

Paisa

Inglés